El ambiente preparado

Hola, hola

Como os comenté por Instagram, esta semana voy a publicar seis entradas sobre el Ambiente Preparado. Esta es la primera: la importancia del ambiente preparado desde el enfoque de Montessori y de la Disciplina Positiva.

Esta es la entrada más «técnica» de todas las que voy a hacer. Y la más necesaria. Poner un ambiente preparado por postureo queda bien en Instagram, nada más. Hay que reflexionar por qué ponemos ese ambiente preparado, cuál es nuestro objetivo.

¿Alguna vez habéis observado ese instante de concentración de vuestras pequeñas grandes Mujeres/vuestros pequeños grandes Hombres en el que se alinean todos los astros (si tenéis más de uno sabéis a lo que me refiero) y se ponen a jugar, juntos o por separado, y no hay niños mientras trabajan? Otro día os hablo de la importancia del juego 😉

¿Os habéis parado a ver cuando van a casa del abuelo o de la abuela, les sube en una banqueta o silla y se ponen a «juruchear» (trabajar) juntos en la cocina? A mí me encanta quedarme en un rinconcito y observar. Uno de los mejores recuerdos que tiene mi madre es de mi hijo y ella pelando juntos una naranja. Y a mí se me cae la baba.

Muchas veces nos enfrascamos en buscar una torre de aprendizaje, una trona evolutiva, la camita Montessori, etc. Y yo reivindico Montessori «de andar por casa», ese es el que seguimos nosotros. Porque Montessori no son materiales, es una filosofía. Si te apetece tenerlo, adelante. ¿Para llevarlo a cabo es necesario? En absoluto.

Y también, ¿os habéis sentido agobiadas porque todas las personas de vuestra casa estaban diciendo vuestro nombre y buscándoos para que les ayudarais con algo (zapatillas, desayuno, no sé dónde está esto, etc)? Aquí entra el ambiente preparado. Cuando en mi casa ocurre eso, se revisan dos cosas: ambiente y conexión. Nunca falla. 

Vamos al lío, hoy te cuento lo que yo he observado en mi casa con nuestro ambiente preparado.

  1. Es alentador.

¿Alguna vez habéis estado en una casa donde no encontráis nada y la persona que vive allí os responde con «ahí», «ahí, ¿es que no lo ves?» y vosotras estáis perdidas? En ese ambiente, ¿teníais ganas de participar, de ayudar o de formar parte de él o bien preferíais no complicaros la vida y que os lo hicieran todo? Si yo tengo todo adaptado a mis necesidades, todos en las familias tenemos todo adaptado a nuestras necesidades, tendremos ganas de colaborar. Es imposible que yo quiera recoger si no sé ni donde van la mitad de las cosas, si voy a tener que preguntar todo el rato y voy a tardar el triple de tiempo. Yo como adulta, imagínate un niño o una niña.

2. Es horizontal.

En un ambiente preparado nadie necesita a nadie más allá del momento evolutivo que se encuentre. Es normal que un bebé que apenas puede dar dos pasos nos necesite para casi todo, es por momento evolutivo. Según van creciendo, poco a poco se va adquiriendo autonomía (que no independencia) y nos van necesitando cada vez menos. ¿Os imagináis estar en una casa donde para hacer cualquier cosa necesitéis a otra persona todo el tiempo? Construye una relación vertical entre la otra persona y tú.

Si en tu casa ocurre habitualmente la situación que comentaba arriba de que pueden estar tres personas a la vez pidiéndote algo, revisa ambiente y conexión. Luego me cuentas 😉.

Mis hijos habitualmente me llaman, todo el rato sin parar. Para que los acompañe, para que algo que no veo, para otras mil cosas. No para cubrir su autonomía: no me necesitan para echarse agua, no me necesita para que les de la ropa, los vista, etc. Necesitan presencia, no acción.

3. Es autocuidado

Sí, sí, como lo oyes: autocuidado. Para quienes no estéis familiarizados con el niño como centro de su aprendizaje, estaréis flipando que para mí sea autocuidado. Amigas mías, ¿no es autocuidado que el resto de las personas de la casa sepan funcionar sin necesitarte para todo? Mi gran asignatura pendiente: ambiente preparado para parejas XD si queréis, hablamos de eso otro día. Ya le estamos poniendo remedio 😊

Si me habéis escuchado/leído sobre la Disciplina Positiva, se basa en el RESPETO: respeto a los demás, a una misma y la situación. Y para mí el ambiente preparado me respeta a mí también porque es mi límite, si está a tu alcance, puedes hacerlo. ¿No te ves capaz? Pasito a pasito lo haremos, acompañando, sin rescatar.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es dscn1095.jpg

4. Permite autonomía

Como comentaba anteriormente, permite que todos puedan manejarse por la casa sin tener que depender. Y la autonomía es aliento, es autoestima, es empoderamiento, es independencia en un futuro. Es LIBERTAD. Pueden hacer lo que son capaces de hacer, con seguridad y respeto.

Sobre la autonomía se suele siempre hablar de lo que produce y a mí me gusta hablar de lo que produce la falta de autonomía, porque si no hay autonomía, también produce efectos: produce falta de autoestima, falta de autoconfianza, desmotivación, incluso retraimiento y vergüenza. Y en la adolescencia, un shock, vacío, vulnerabilidad y frustración. ¿Por qué destaco la adolescencia? Porque es el momento en el que, de repente, todo el mundo quiere que sepamos hacer las cosas como por arte de magia. Nos han estado sirviendo el plato, haciendo la cama y recogiendo nuestra habitación y de pronto, quieren que seamos ordenados, limpios y serviciales, unido a que es el momento de desarrollo en el que queremos estar con nuestros iguales y no con adultos. Cóctel perfecto de reproches, aislamiento, desmotivación… Al que no me crea, le paso mi TFM 😉

5. Cubre necesidades

¿Alguna vez habéis intentado alcanzar algo y no llegáis (holi, personas de metro y medio como yo), o al revés, os habéis metido en un sitio donde no podéis casi ni respirar? Con el ambiente preparado, todos nos sentimos cómodos. Todos es todos.

En Montessori hablamos de los planos del desarrollo, de los períodos sensibles y de las tendencias humanas. Todas ellas necesidades para el desarrollo del ser humano. Más adelante hablaré de cada una detenidamente.  Si observamos y reflexionamos sobre las necesidades de cada persona de la casa manejando estos aspectos junto con colegio, trabajo remunerado, extraescolares, trabajo no remunerado, la casa… nos estalla la cabeza. Por eso es necesario el ambiente preparado, para que podamos cubrir esas necesidades sin que tengamos que estar buscando, preparando, adaptando a cada momento que observemos una nueva necesidad. Una vez tenemos un ambiente preparado, es ir cambiando cosas poco a poco para ir puliendo las necesidades de todos.

6. Nos ayuda a empatizar

El que seamos capaces de ponernos a la altura de nuestro hijo o hija, que seamos capaces de valorar que es lo que necesita para poder desarrollarse plenamente, nos hace ponernos en su lugar y ver cómo se puede estar sintiendo, cómo podemos ayudarlo para cubrir sus necesidades.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 20200621_203327.jpg

7. Nos ayuda a poner el foco en lo importante

Muchas veces cuando conocemos las pedagogías activas nos centramos en hacer actividades cuquiguays de Instagram (antiguamente de los blogs), en los materiales Montessori o la archiconocida cama-casita, en comprar miles de piezas sueltas, una torre de aprendizaje que vale un riñón, etc. Yo también lo he hecho y yo también he priorizado materiales antes que otras cosas. ¿Qué hemos perdido por el camino? Lo más importante: a nuestros hijos.

¿Cómo sabemos lo que necesitan nuestros hijos? Observando. No hay otra. Si hay un “yo puedo”, permítele que pueda, confía en el ser que ya es.

8. Nos ayuda a trabajar pasito a pasito

El ambiente no es algo estático, está en continuo cambio, igual que las personas. Necesita que se vaya adaptando poco a poco a las necesidades según estas se van modificando. Además, crear un ambiente preparado desde cero de golpe no es viable y cualquier familia con hijos lo sabe XD. Cuando llegué a Montessori me sentí abrumada y paralizada por la cantidad de cosas a ir adaptando. Eso conllevó que no lo hiciera y cuando por fin lo hacía, ya iba tarde porque las necesidades habían cambiado. ¿Os suena?

Todo lo que vais a ver estos días es fruto del trabajo que hemos ido haciendo durante cinco años (tempus irreparabile fugit = el tiempo se escapa irremediablemente). Poquito a poco, sin agobios: las bayetas del baño las hemos puesto hace unas semanas 😉. Ahora está así para cubrir nuestras necesidades actuales, no ha estado así siempre ni permanecerá así.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es dscn1082.jpg

9. Nos ayuda a asumir el error como parte del aprendizaje

Hay que asumir que nos equivocaremos, que lo que pensábamos que funcionaría puede que no lo haga, que incluso vayamos a peor. Sin preocupación, se revisa, se busca una solución y se vuelve a intentar. Todos nos equivocamos, forma parte del aprendizaje.

En esta foto veis que mis hijos utilizan vajilla de cristal. Con Manu tardamos más tiempo que con Vega, ella la coge desde el minuto uno que agarra vasos. También los tienen de plástico, los usamos todos indistintamente. Lo que queda de plástico lo vamos retirando poco a poco. Con Manu no es que tardáramos más, es que empezamos a ofrecer plástico después de haber dado cristal porque el romper un vaso (solo ha roto dos) le suponía más perjuicio que aprendizaje, aunque nosotros lo viéramos como oportunidad de aprendizaje, así que ofrecimos de los dos y cuando se ha sentido preparado ha empezado a usarlos de nuevo. Aprendizaje para todos.

10. Nos conecta

Os voy a contar una anécdota que nos ha ocurrido justo hoy (domingo) por la mañana. Vega me pidió una tortilla, se la hice y cuando vio la tostada de Manu, quería la tostada de Manu. Yo ya estaba sentada desayunando y le he dicho que ya no le iba a hacer la tostada. Manu me ha contestado: de eso nada, no se queda sin tostada. Voy a hacértela yo pero sin tostar, que no quiero quemarme (se ha quemado hace poco y aún le da un poco de miedo esa sartén). Cuando ha llegado con la tostada preparada, he reflexionado sobre el ambiente que hemos ido construyendo estos años y me he reído de cómo me preocupaba por hacer todo esto de golpe. En la reunión familiar de hoy ha sido mi agradecimiento a Manu, ya que me estaba asomando un poco de culpa por no hacerlo y él ha resuelto dos necesidades de un golpe. Algo que no podría haber hecho sin ambiente preparado.

+ 1 Con todo este proceso, Montessoriza nuestro interior. Esto es la filosofía Montessori. Pasito a pasito, nos equivocamos, seguimos, lo intentamos, una y otra hasta que lo conseguimos. La magia aparece. Cuando puedes ver esos ojos brillantes consiguiendo algo por sí mismos, es MARAVILLOSO, magia en estado puro.

Así es como se trabaja en Montessori, así es como se trabaja en la Disciplina Positiva. Mucha observación, muchas soluciones, no es materiales, no es herramientas.

Quiero añadir un aviso: ojo con las expectativas. Cada niño y cada persona está en un momento evolutivo diferente y solo podemos saber si el ambiente es adecuado para cada uno mediante la OBSERVACIÓN, la parte más importante y la más complicada de Montessori. Llenar una estantería de materiales, de instrumentos de cocina, de manualidades, etc, podemos todos con dinero. Observar es GRATIS, no cuesta dinero, cuesta algo más valioso, TIEMPO. Escuchadles mucho, ellos tienen las respuestas a la gran mayoría de las preguntas.

Ponedles un delantal, una banqueta o silla y disfrutad del tiempo juntos, que es lo más valioso que tenemos.

Abrazos,

Alba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *